El día de los Humedales

En nuestro planeta existen muchos tipos de ecosistemas diferentes, como por ejemplo los bosques, los desiertos, los matorrales, etc. Sin embargo, ninguno de estos ecosistemas cuenta con una figura de protección internacional que los protejan, sino que son protegidos gracias a que se encuentran dentro de figuras de protección nacionales, como los Parques Nacionales o Reservas.

No obstante, existe un ecosistema que tiene su propia figura de protección, otorgada por un convenio internacional hace más de 40 años. Este singular ecosistema es el Humedal.

El día 2 de Febrero de 1971 se firmó en la ciudad Iraní de Ramsar el Convenio sobre los Humedales, y para conmemorar tal efeméride se celebra el día mundial de los humedales el 2 de Febrero desde 1977. Pero ¿Qué es un humedal? No hay una única respuesta para esta pregunta, pero utilizando como marco el Convenio de Ramsar, la definición más aceptada sería la de una zona de la superficie terrestre que está temporal o permanentemente inundada, regulada por factores climáticos y en constante interrelación con los seres vivos que la habitan.

Además de esta definición, el artículo 1 del párrafo 1 del Convenio considera como humedal “aquellas extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”.

Humedal entre cultivo de subtropicales.

Asimismo, el artículo 2 del párrafo 1, “se estipula que se consideran humedales las zonas ribereñas o costeras adyacentes, así como las islas o extensiones de agua marina de una profundidad superior a los seis metros en marea baja, cuando se encuentren dentro del humedal”.

El concepto de humedal que se tiene en España es mucho más simple, ya que se acota a una Laguna de poca profundidad. Sin embargo, la definición del Convenio incluye muchos más ecosistemas; además, también podemos concluir que un humedal no termina en los límites de la lámina de agua de una laguna, sino que incluye un área de influencia enorme (los ecosistemas tienen límites muy difusos).

Aclarado qué es un humedal, tenemos que preguntarnos ¿Por qué es necesario protegerlo tanto en comparación con otros ecosistemas?

Los humedales son ecosistemas increíblemente ricos en biodiversidad y en servicios ecosistémicos; pero la razón fundamental para celebrar un día mundial en su honor, y de que exista un convenio específico para este tipo de ecosistema, es por la historia que hay detrás de los humedales.

Desde la edad media se comenzó a tratar a los humedales como fuentes de enfermedades, ya que suele haber más insectos, y por lo tanto, más mecanismos de transmisión de enfermedades, como el paludismo. Además, un humedal no era un terreno productivo, por lo que a principios del siglo XX se estableció una ley para desecar los humedales y transformarlos en terrenos de cultivos. Como ejemplos particulares en Andalucía tenemos la Laguna de la Janda en la comarca del mismo nombre en Cádiz o la Laguna de la Herrera en Antequera, que fueron desecadas para favorecer la agricultura. Incluso en nuestra costa tenemos ejemplos similares como la Albufera de Vélez o las Marismas del Guadalhorce.

Debido a esta presión histórica sobre estos ecosistemas nació el Convenio de Rampsar, para concienciar a los estados a que conserven sus humedales, aunque en algunos casos las pérdidas son irreparables. Como ejemplo, en España se ha perdido el 60% de los humedales para siempre. De hecho, en los primeros minutos del primer capítulo dedicado a las Tablas de Daimiel de la serie documental “El Hombre y la Naturaleza, Fauna Ibérica”, podrás escuchar del propio Félix Rodríguez de la Fuente, los nombres y apellidos de algunos humedales desaparecidos en España. Podrás ver el Documental en el siguiente vídeo.

A pesar de los esfuerzos de científicos y organismos internacionales, la opinión pública sigue pensando en los humedales como ciénagas donde el agua huele mal y mosquitos de 2 metros te chupan la sangre. Por ello, el esfuerzo de la comunidad científica debe continuar, y concienciar a la población sobre lo importante que son los humedales para la humanidad.

Para que la ciudadanía comience a apreciar los humedales, la administración está llevando a cabo labores de concienciación, como por ejemplo visitas educativas a los humedales, como la realizada por la Universidad de Málaga junto con la Universidad de Jaén y sobre la que puedes saber más en el siguiente enlace. En este tipo de excursiones, que suelen coincidir con el día mundial de los humedales, se le explica al público los beneficios que aporta un humedal, así como su gran riqueza ecológica.

Es genial que se hagan actividades para conocer mejor los humedales, pero estas actividades no deben restringirse al 2 de Febrero, sino que tienen que producirse todo el año, para que así se puedan disfrutar los humedales en distintas épocas del año, ya que el humedal es un ecosistema muy cambiante y varía enormemente dependiendo de las condiciones climáticas.

Por lo tanto, las personas deben visitar regularmente los humedales para poder apreciarlos; y para reforzar esta teoría, voy a mencionar la laguna de Fuente de Piedra en la provincia de Málaga. En esta Reserva Natural, durante el mes de Diciembre se pueden ver como las grullas llegan de la migración en su característica formación en V; sin embargo, en verano, no las podrás disfrutar porque estarán en el norte de Europa. Lo mismo ocurre con la mayor colonia de flamencos de España, que solo la podrás disfrutar desde finales de Enero hasta Julio. Si ahora nos ponemos en la piel de alguien que visita la Laguna de Fuente de Piedra en Octubre dirá que esta no tiene nada de especial, ya que no verá flamencos, ni grullas.

Flamencos en la Laguna de Fuente de Piedra

Con el ejemplo de Fuente de Piedra quiero transmitir lo cambiante que es la ecología de un humedal, lo cual repercute en el atractivo que puede tener para el ser humano, como la presencia de determinadas especies de aves muy vistosas. Sin embargo, no solo es necesario conservar el humedal cuando hay ciertas especies presentes, sino que debe protegerse siempre, para que esas especies pueda seguir habitándolo cuando su biología así lo disponga.

Además, los humedales no solo son valiosos porque en ellos viven algunas especies concretas, sino que son ecosistemas que sirven de hábitats para innumerable cantidad de especies que acuden a ellos para alimentarse o refugiarse, aunque estas especies no estén protegidas. Por ello hay que proteger todos los humedales de los que se tengan conocimientos, ya que su impacto sobre la biodiversidad del entorno es mucho mayor de la que podamos apreciar.

Para concluir este artículo, solo queda remarcar la importancia que tienen los humedales sobre la biodiversidad de una región, o incluso sobre la biodiversidad internacional, para aquellos incluidos en la lista Ramsar. Por ello, las personas de la calle tenemos que implicarnos más en la conservación de los mismos, así que si tiene conocimiento de algún humedal en su entorno que no se encuentre protegido por la administración, póngase en contacto con ella y exija que actúe antes de que sea demasiado tarde. No podemos dejar que la lista de humedales españoles desaparecidos para siempre siga creciendo. ¡Actúa!

Related Post

También puede interesarte