¿Productos ecológicos?

Imagínese que tiene usted un buen sueldo como para permitirse entrar en el pasillo de los productos ecológicos en el supermercado. Yo, como buen biólogo, lo hice una vez. Si a eso le sumas que eres consciente de que los patrones de alimentación del ser humano son una de las causas por las que el planeta se está yendo por la taza del retrete; entonces puede ser que te sorprendas, en algunos (demasiados) casos para mal. Antes de tratar esos casos, empecemos por otro aspecto:

Para el ciudadano de a pie, el producto ecológico, creo, le suena a chino o a un castellano que nunca le enseñaron. Para el ciudadano un poco más versado en el asunto, producto ecológico es aquel que ha sido fabricado y transportado con técnicas menos dañinas para el ambiente. ¿Por qué?

Les voy a proponer un ejercicio: vayan ustedes y expliquen esto por la calle al ciudadano de a pie, probablemente a la mayoría de ellos les guste la idea pero si luego les comenta que los productos ecológicos en general son más caros que los no ecológicos, entonces verá cómo le cambia el semblante a su interlocutor. ¿A dónde quiero llegar con todo esto?

Nuestro instinto nos pide a gritos proteger cuanto más podamos a nuestro planeta, porque somos una especie consciente, sin embargo, el peso de nuestros bolsillos nos impide hacerlo puesto que para la mayoría de la gente lo necesario es lo más barato, es decir, lo no ecológico. ¿Es culpable por tanto ese ciudadano de a pie, primero de su ignorancia, y luego de su negativa a comprar productos ecológicos más caros?

Volvamos al principio, a la “decepción” del biólogo con buen sueldo (y probablemente en peligro de extinción) en el pasillo de los ecológicos del supermercado. Uno de los criterios para considerar un producto más o menos ecológico es la cantidad de contaminantes que se producen durante su transporte, es decir, desde la fábrica al supermercado. Y aquí está el kit de la cuestión: si coge usted un producto ecológico, pongamos que en Málaga, y lee la etiqueta, verá en muchos casos que el origen de los mismos está en zonas muy distantes, como por ejemplo atunes “ecológicos” que vienen de Galicia. Ese atún tiene poco de ecológico puesto que de Galicia a Málaga hay cientos de kilómetros y por tanto mucha contaminación en su transporte. Igual podría decir de muchos productos procesados hechos con ingredientes que vienen unos de un sitio y otros de otro bien distante.

Aunque un producto sea ecológico en su producción, su transporte puede producir un mayor impacto ambiental.

¿A dónde quiero llegar con esto? A que no te dejes engañar como consumidor. Vale, compra esa lata de atún, si te lo puedes permitir, pero sé consciente de que NO es ecológico por muy grande que lo ponga en su etiqueta. Lo ecológico real, es el producto de kilómetro 0, es decir, aquellos que se venden muy cerca de donde se fabrican, vamos, algo parecido (no cierto del todo) a lo que se hacía antiguamente.

Algo muy de moda para favorecer esos productos de kilómetro 0 en las ciudades (principales consumidoras) son los huertos urbanos

Si quieres saber más sobre los huertos urbanos, lee el artículo de Salvador Díaz Cantó titulado "Autoabastecimiento urbano"  aquí.

Llegado este punto, quiero poner especial énfasis acerca de la confusión que hay con respecto a los productos de kilómetro 0, me estoy refiriendo al “producto nacional”. Defender el consumo de productos de kilómetro 0 es defender al Planeta y no al país del que procedan dichos alimentos, así creo que debería ser, al menos.

Para acabar, decir que hay datos esperanzadores, ya que los datos indican que en Europa está creciendo el cultivo de productos ecológicos. Aquí, también aumenta la superficie en ecológico, aunque la mayor parte de los productos son exportados. A pesar de ello nuestro país sigue teniendo un papel poco importante en cuanto al mercado ecológico a nivel europeo.

Si quieres conocer de donde he sacado mis datos y quieres profundizar más sobre el tema te dejo estos enlaces:

Marketing y Alimentos Ecológicos

Growth Continues: Global Organic Market at 72 BillionUS Dollars with 43 Million Hectares of OrganicAgricultural Land Worldwide

Related Post

También puede interesarte