¿Qué es la Red Natura 2000?

Seguramente todos habréis escuchado hablar de la Red Natura, aunque sea de pasada, pero ¿Qué es exactamente la Red Natura? La respuesta corta sería que la Red Natura es la red de espacios naturales protegidos de la Unión Europea, sin embargo la Red Natura es más complejo que una simple red de espacios protegidos, así que voy repasar los elementos que las componen y la razón de ser de la Red.

La Red Natura 2000 es una herramienta creada por la Unión Europea para mejorar el estado de los hábitats y especies de los Estados miembros. Para ello se han elaborado tres figuras de protección procedente de dos directivas europeas, la Directiva 92/43/CEE o “Hábitats” que protege hábitats y especies presentes en los Anexos I y II a través de la declaración de los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), que posteriormente, cuando se aprueben sus planes de gestión, pasarán a ser Zonas de Especial Conservación (ZEC) y de la Directiva 2009/147/CE o “Aves” que regula a las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Dicho esto, surgen varias dudas, como por ejemplo ¿Qué hace la Red Natura para mejorar el estado de los hábitats y especies de Europa? Para llevar a cabo esta labor, ambas directivas apuestan por proteger el área de distribución de aquellas especies que aparecen en sus anexos, con lo que consiguen que los espacios protegidos no se construyan de manera arbitraria, sino que se hagan siguiendo criterios puramente ecológicos. En cuanto a los hábitats ocurre exactamente lo mismo, ya que dentro de la Directiva Hábitats existe un catálogo con hábitats que deben incluirse dentro de la Red Natura.

Sin embargo, el hecho de que el área de distribución de una especie o un hábitat esté dentro de la Red Natura no significa que dicha especie esté eficazmente protegida. Por ello, las directivas establecen que los espacios de la Red Natura deben contar con un Plan de Gestión que haga especial hincapié en mejorar la protección de aquellas especies y/o hábitats que motivaron la inclusión de tal espacio en la Red Natura.

El plan de gestión facilita la conservación de hábitats y especies presentes en los Anexos de las Directivas

En cuanto a los Planes de Gestión, la Directiva Hábitat difiere de la Directiva Aves, ya que la Directiva Aves establece que las zonas ZEPA deben crearse con un Plan de Gestión ya redactado, sin embargo la Directiva Hábitat establece un periodo de hasta 6 años como margen para que se redacte y se apruebe el plan de gestión. Por ello, la Directiva Hábitat establece 2 figuras de protección; la primera, el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), se establece cuando no hay Plan de Gestión vigente, mientras que la Zona de Especial Conservación (ZEC) se establece cuando se aprueba el Plan de Gestión.

Ahora sabemos en que se diferencia un LIC y un ZEC, pero surge otra pregunta ¿Por qué se separó la protección de las especies en una Directiva para las Aves y otra para el resto de las especies?

La protección de las Aves en la UE data de 1979, por lo que es anterior a la Directiva Hábitat que protege al del resto de especies y de hábitat por 2 razones principales. La primera de ellas es la capacidad de volar que poseen las aves y la capacidad de realizar migraciones de miles de kilómetros. Estas características de las aves hacen que sea inútil protegerlas en un único Estado, ya que estas se desplazan a través de varios países, y por lo tanto, es necesario protegerlas en varios países para garantizar la supervivencia de la especie. La otra razón que llevo a la protección de las aves en 1979 fue la presión de los grupos ornitológicos del norte de Europa que hicieron Lobby para que la UE protegiera los pasos migratorios de las aves que habitan en sus países.

Los ornitólogos fueron los promotores de las ZEPA

Sin embargo, con la aprobación de la Directiva Hábitats se podría haber derogado la Directiva Aves, ya que se podría haber realizado las modificaciones oportunas en la Directiva Hábitat para incluir la protección de la avifauna, como las modificaciones de los Anexos I y II para incluir hábitats y especies de aves respectivamente, así como la modificación de determinados artículos de la Directiva. A pesar de todo esto, se decidió mantener las dos Directivas por separado, para darle una mayor protección a la avifauna, aunque ello implique que analizar la Red Natura requiera un mayor esfuerzo, y por lo tanto, dificulte  en ocasiones el trabajo a legisladores, jueces, etc.

Aclarado el motivo por el cual las aves poseen su propia Directiva, pasamos a la siguiente pregunta ¿Cómo protege la Red Natura 2000 a las especies y los hábitats en peligro? Para responder a esta pregunta analizamos las Directivas por separado.

La Directiva Hábitat en su artículo 6 establece que, una vez declarado el ZEC, los Estados miembros fijarán las medidas de conservación necesarias, que deben responder a las exigencias ecológicas de los tipos de hábitat naturales del Anexo I y de las especies del Anexo II presentes en esos lugares. Establece también que los Estados miembros adoptarán las medidas apropiadas para evitar, en las zonas especiales de conservación, el deterioro de los hábitat naturales y de los hábitat de especies, así como las alteraciones que repercutan en las especies que hayan motivado la designación de esas zonas.

La Directiva Aves establece en su artículo 4 que las especies mencionadas en el Anexo I serán objeto de medidas de conservación especiales en cuanto a su hábitat y que los Estados miembros tomarán medidas semejantes con respecto a las especies migratorias no contempladas en el Anexo I cuya llegada sea regular.

Ahora sabemos que son los Estados miembros los que deben llevar a cabo las labores de protección de la Red. Sin embargo ahora surge otra cuestión ¿Cómo se hace esta protección en España? Esas obligaciones jurídicas de conservación directa de los tipos de hábitat del Anexo I y de las especies de los Anexos II de la Directiva Hábitat y I de la Directiva Aves y de otras especies de aves migratorias de presencia regular han quedado plenamente incorporadas al ordenamiento jurídico español mediante la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. En el apartado 1 del artículo 45 de esta Ley se establece que las Comunidades Autónomas fijarán las medidas de conservación necesarias, que respondan a las exigencias ecológicas de los tipos de hábitats naturales y de las especies presentes tanto en las ZEC como en las ZEPA, que en todo caso implicarán adecuados planes o instrumentos de gestión que incluyan, al menos, los objetivos de conservación del lugar y las medidas apropiadas para mantener los espacios en un estado de conservación favorable.

Por lo tanto, son las Comunidades Autónomas las que finalmente gestionarán los espacios de la Red Natura. Es interesante ver como hemos empezado el artículo hablando de Directivas Europeas y ya estamos hablando de Comunidades Autónomas, lo que demuestra el complicado entramado jurídico que hay detrás de esta figura de protección.

Propuesta para la declaración de los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) de Andalucía

Volviendo a las Directrices que regulan la protección de la Red Natura, con carácter general, estas directrices reflejan básicamente la práctica habitual utilizada en la elaboración de instrumentos de gestión de áreas protegidas. Incorporan, no obstante, algunas cuestiones específicas de la Red Natura 2000, lo que hace que se deban modificar los Planes de Ordenación de aquellos espacios protegidos que fueron elaborados con anterioridad a la declaración del ZEC o de la ZEPA.

Los instrumentos de gestión de la red Natura 2000 son susceptibles de aplicación a diferentes niveles, ya que pueden ser aplicados tanto a varios espacios Red Natura 2000 de una Región Biogeográfica como a un solo espacio de la Red, pasando por situaciones intermedias que agrupen espacios por la tipología de sus tipos de hábitat, de sus especies principales o por otro tipo de criterios que faciliten la gestión. Se han dado ejemplo de los distintos niveles en España como el Plan Gestor de la Red Natura 2000 en Galicia para un plan de gestión general de un territorio amplio, el Plan de Gestión de la Zona Especial de Conservación Sierra del Oso para un único espacio o el Plan de Gestión de determinadas Zonas Especiales de Conservación de la red ecológica europea Natura 2000 importantes para quirópteros cavernícolas en la provincia de Málaga para espacios con tipología similar.

Mapa de la Red Natura 2000 en Espeña

La gestión de los espacios Red Natura 2000 tiene como principal finalidad contribuir al mantenimiento o restablecimiento, en un estado de conservación favorable, de los Tipos de Hábitat Naturales de Interés Comunitario y de los hábitats y poblaciones de las Especies de Interés Comunitario, contribuyendo así a garantizar el mantenimiento de la coherencia global de la Red Natura 2000.

Como resumen global se puede decir que la Red Natura 2000 es una red de espacios protegidos Europea, dirigida a conservar una serie de especies y hábitats que vienen fijados en los Anexos de las Directivas, y que se diferencian del resto de figuras de protección porque exige en sus planes de gestión medidas para conservar dichas especies y hábitats de interés comunitario.

Related Post

También puede interesarte