Otro Río-Tinto

“Un grupo científico de la Universidad de Huelva ha recreado por ordenador un accidente minero en Calañas para estudiar los daños que causaría el vertido de lodos contaminados en el Odiel”

Con este curioso titular comenzaba la noticia que el 23 de Diciembre del 2007 escribía Rafael Moreno para el diario de Huelva. En este artículo se hablaba de cómo tanto políticos, economistas, administración como sociedad en general habían escarmentado tras lo ocurrido en Aznalcóllar el 25 de abril de 1998 y se daba la noticia de que se había llevado a cabo un estudio científico y simulación de vertido accidental con el fin de comprender el alcance de un posible accidente de estas características. Tras esta breve introducción decir, que esta catástrofe, prevista virtualmente, ha ocurrido.

Dique de contención, Riotinto, Huelva

La balsa de la empresa Ormonde Mining, la cual no continúa con la actividad minera en esta zona en concreto llamada La Zarza, ha sufrido una rotura de uno de sus aliviaderos. Este tipo de balsas son construidas con la finalidad de albergar las aguas residuales que genera la actividad minera en la extracción, en este caso, de pirita. Dichas balsas están provistas de un aliviadero que favorece la salida de agua de lluvia en caso de precipitaciones en la zona, pues bien, tras el cese de la actividad minera, esta balsa quedó completamente abandonada y los continuos aportes de suelo provocaron la obturación de su aliviadero. Tras uno de los episodios lluviosos de estas últimas semanas, la obstrucción de salida fue retirada súbitamente y esto produjo una salida masiva de 250.000 metros cúbicos del contenido de esta balsa.

Balsa con residuos químicos, Riotinto, Huelva.

¿Qué contenía esta balsa? Varios hectómetros cúbicos de aguas procedentes de la tostación de la pirita para obtener ácido sulfúrico. Tras observar los elementos que se pueden encontrar en aguas de estas características se da uno cuenta de que supone menos tiempo enumerar los elementos químicos que NO podemos encontrar en ella. La gran mayoría de los que SI encontramos son metales pesados como el plomo, el zinc, el cadmio, arsénico, antimonio, etc.

Las consecuencias ambientales de este vertido son más que obvias, se agravan en gran medida si además tenemos en cuenta que la desembocadura de este rio constituye la Reserva de La Biosfera de Marismas del Odiel.

Recientemente se ha procedido a la obstrucción controlada del rio para frenar esta gran fuga de la cual solo se ha podido contener el 50%.

La irrigación del rio Odiel con esta carga contaminante está destruyendo los ecosistemas de agua dulce que encuentra a su paso y se temen las consecuencias de una posible llegada de los vertidos a la zona de marismas.

Reserva de la Biosfera, Marismas del Odiel.

En la actualidad existen otras dos balsas que contienen el mismo residuo que el que ha producido este grave impacto sobre el medio; La primera de ellas, la de cenizas, almacena 2,8 hectómetros cúbicos de residuos procedentes de la tostación de pirita para fabricar ácido sulfúrico, o lo que es lo mismo 4,75 millones de toneladas de lodos tóxicos. La segunda balsa es la de Almagrera sulfuros, con un contenido de 2,4 hectómetros cúbicos de aguas ácidas, el equivalente a seis millones de toneladas con unos residuos metálicos similares a la anterior.

Este articulo responde a una necesidad informativa ya que poco o nada se sabe sobre esta fuga y menos aún sobre los inexistentes controles por los que pasan este tipo de depósitos de residuos peligrosos. La gestión de estos residuos ha de ser una prioridad y nunca debería llegarse a tener que tomar esta serie de medidas paliativas que finalmente responden a un acto de irresponsabilidad ambiental por parte de promotores y la propia administración.

La naturaleza tiene su límite y no nos conviene de ninguna de las formas llevarla al extremo; seamos responsables, hagamos trabajos competentes y miremos por el bien común.

Río Odiel antes del vertido químico.

Related Post

También puede interesarte