¿Cómo nos afecta el ecodiseño?

El termino ecodiseño, para la persona que no está familiarizado con el, es un término confuso, ya que se suele pensar en objetos hechos con materiales reciclados. Sin embargo, el ecodiseño va mucho más allá de la elección de los materiales con los que se hace un producto.

El ecodiseño consiste en diseñar un objeto desde el punto de vista de la sostenibilidad, de tal forma que el objeto, manteniendo la misma funcionalidad, sea más respetuoso con el medio ambiente en todas las fases de su ciclo de vida. Esto quiere decir que se ha tenido en cuenta el impacto ambiental del producto desde su fabricación hasta su desechado, incluyendo la etapa de utilización del producto por parte del consumidor.

Una vez definido el ecodiseño nos preguntamos ¿Cómo se lleva a cabo?

Para responder a esta pregunta hay que desmontar el ciclo de vida del producto en las 3 fases principales, y para que sea más fácil de entender, voy a usar como ejemplo el ciclo de vida de una botella de vidrio de cerveza.

Ciclo de vida perfecto donde los residuos se reciclan completamente

Fase de Producción o Fabricación.

Durante esta fase se produce el fundido del vidrio para darle la forma de botella. Esta es la fase más importante para el fabricante, ya que si el producto pierde su funcionalidad durante esta fase, la empresa tendrá grandes perdidas económicas. Por ello, durante la fase de fabricación, todo el proceso debe ser diseñado al milímetro, para que se puedan reducir los impactos ambientales del producto, a la vez que mantiene toda su funcionalidad.

Para aplicar ecodiseño en este caso se puede apostar por utilizar como materia prima vidrio reciclado para fabricar la nueva botella. Otro aspecto a tener en cuenta es reducir la cantidad de vidrio presente en la botella, de tal forma que conserve su funcionalidad, pero se reduzca la materia prima necesaria. Esta medida puede parecer poco efectiva, pero reducir el 10% de vidrio de 1 tonelada de botellas termina ahorrando 100Kg de vidrio. Con estas dos medidas (usar vidrio reciclado y reducir la cantidad de material) se consigue que la botella sea más respetuosa con el medio ambiente a la vez que se consigue reducir costes en energía, y por supuesto en dinero, ya que fundir vidrio es mucho más barato energéticamente que fabricarlo desde 0.

El impacto de una botella parece pequeño, pero el de un millón es enorme, por ello hay que aplicar el ecodiseño.

Fase de uso.

Es el momento en el cual la botella de cerveza es usada por el consumidor. En el caso del ejemplo, la botella debe ser resistente, para alargar su vida útil hasta más allá de la fecha de caducidad del producto, porque hablemos claro, nadie quiere una botella de cerveza que se rompa en la mano.

Otro aspecto importante para esta fase es reducir la cantidad de consumibles, como por ejemplo combustibles, agua, electricidad, detergentes, etc. Es más, en muchos productos como electrodomésticos o vehículos, no se valora tanto el impacto durante la fase de fabricación o residuos, sino que se valora más su eficiencia y la cantidad de de consumibles que necesita para funcionar. Sin embargo, este no será el caso de nuestra botella de cerveza, ya que no necesita consumibles para funcionar.

Fase de residuo.

En esta fase el objeto ha dejado de cumplir la función para la que fue diseñado, en este caso, contener cerveza para su consumo. Por ello, el objeto debe ser reutilizado o reciclado en la medida de lo posible. Para ello el ecodiseño juega un papel fundamental, ya que una buena planificación durante la fase de fabricación permitirá reutilizar el objeto en su totalidad, o si no es posible, reciclarlo completamente o sus componentes por separados.

Llegados a este punto, os recomiendo que veáis este vídeo, donde se mencionan los conceptos que hemos visto hasta ahora, así como la importancia que debe tomar el ecodiseño en el futuro, y como debe ser la norma y no la excepción.

Como dato curioso tengo que hablar de la cerveza Alhambra Reserva 1925, que carece de etiquetas de papel, ya que tiene todos los datos directamente en la botella. Esto aporta infinidad de ventajas ambientales, como el 0% de consumo de papel para fabricar la etiqueta, y la facilidad de reutilizar la propia botella, ya que una vez utilizada la cervecera solo tendrá que desinfectar la botella para ponerla de nuevo en circulación con nuevo contenido.

Botellin de cerveza Alhambra donde los datos están impresos directamente en el vidrio, por lo que no necesita una etiqueta de papel.

Por otro lado, el ecodiseño puede ser un instrumento del marketing empresarial para hacer pasar productos normales por otros sostenibles. Para evitar este fraude se creo la ISO 14006 que certifica el proceso de ecodiseño en una organización, de tal forma que un auditoria externa comprueba si la organización tiene realmente implantado el diseño sostenible de sus productos.

Hasta ahora hemos hablado sobre que es el ecodiseño y como se aplica a cada fase del ciclo de vida, sin embargo, ahora tenemos que pensar como nos afecta el ecodiseño en el día a día.

El diseño ecológico de un producto tiene consecuencias muy claras sobre el medio ambiente, ya que reduce el impacto ambiental del producto, pero también nos afecta a nosotros como personas. La más inmediata consecuencia del ecodiseño es la mejora de nuestro entorno, que si bien es un efecto muy positivo y directo sobre nuestra salud, no lo solemos asociar con el ser humano y lo consideramos como algo ajeno a nosotros.

Otra forma en la cual el ecodiseño nos afecta, es el beneficio económico que nos produce. Como ejemplo más claro podemos imaginar un coche que consume muy poco combustible, ya que al comprarlo no vemos ese beneficio económico, pero a medida que lo utilizamos vamos viendo como tenemos que echar menos combustible y a la larga sale mucho más rentable y podemos verle el beneficio económico. Lo mismo ocurre al comprar un electrodoméstico que sea A+++, y así con innumerables ejemplor.

Los electrodomésticos más eficientes, a la larga, salen más baratos.

En cuanto a beneficios económicos que nos reporta el ecodiseño tanto a los consumidores como a los fabricantes podría escribir miles de ejemplos, pero me quedo con lo que mencione antes de que el ecodiseño permite disminuir la cantidad de recursos necesarios para producir un objeto y también permite disminuir la cantidad de consumibles que requerirá el producto.

Sin embargo, uno de los más importantes beneficios que aporta el ecodiseño y que no nos damos cuenta, es la implantación de un modelo circular. Esto quiere decir que cuando un producto llega a su fase de residuo, en lugar de desecharse como se hace en la actualidad, se puede reutilizar con mucha mayor facilidad, generando un flujo de materia y energía circular que evita la generación de residuos y el desperdicio de energía. Este modelo circular evita además problemas a la sociedad como la gestión de residuos, que tiene grandes problemas ambientales y sociales, como por ejemplo las emisiones de gases contaminantes o la ubicación de plantas de tratamientos de residuos.

En conclusión, el ecodiseño es una medida que pueden llevar a cabo las empresas sobre sus productos, pero sus resultados no afectan únicamente a la empresa, sino que afectan a toda la sociedad, ya sea reduciendo impactos sobre el medio ambiente o ahorrando dinero a los consumidores. Por estas razones, cuando vayas a comprar, busca productos que estén certificados con la ISO 14006, el medio ambiente te lo agradecerá.

Related Post

También puede interesarte