Movilidad Urbana

En nuestros tiempos es normal escuchar aquello de “es imposible moverse por la ciudad en coche”. No hay nada como la comodidad de moverte en tu propio vehículo pero, cuando tú y otras tantas personas pensáis lo mismo, ahí surgen los problemas. El tráfico trae problemas ambientales: emisión de partículas y gases contaminantes, contaminación acústica, consumo de energía… incluso accidentes, y es que hemos hecho que nuestra movilidad dependa del coche.

Una de las primeras soluciones que se propone suele ser mejorar el transporte público e incentivar su uso, de forma que el usuario rechace la idea de utilizar el automóvil privado. Esta puede ser una buena opción, pero para que tenga éxito tiene que estar bien planificada, por lo que hay que tener otro concepto en cuenta: movilidad y accesibilidad.

Antes de nada, debemos saber lo que significan estos dos conceptos: la movilidad es el movimiento de bienes y personas, y la accesibilidad es la capacidad o facilidad de acceso. El diseño de las ciudades hace que los ciudadanos necesiten moverse para ir a trabajar, comprar, ocio… todos esos lugares deben ser visibles y tener un fácil acceso a las personas para que puedan llevar a cabo sus actividades.

La correcta planificación permite crear sinergias entre todos los medios de transporte.

Para planificar la movilidad urbana (transporte público, privado, bicicleta y a pie) es importante encontrar una buena relación entre la accesibilidad a un lugar y las actividades (usos del suelo) que allí se realizan. Una forma de encontrar ese equilibrio es a través del denominado método ABC. Este modelo, cuyo origen es holandés, lo que hace es agrupar los diferentes usos del suelo (diferentes actividades) en tres grupos (A, B y C) y asociar cada uno un tipo de accesibilidad.

¿Cuáles son estos grupos?

Grupo A: En estos lugares se encuentran grandes zonas donde se concentran diariamente muchísimas personas desde largas distancias, zonas con una alta densidad poblacional. Es por ello que debe ser una zona donde se acceda fácilmente y donde podamos movernos a pie o en bicicleta, conectando las zonas de actividad con las zonas residenciales. El tipo de accesibilidad para este grupo sería, principalmente, a través del transporte público de larga distancia, mediante una estación que permita el transbordo con otros medios de transporte público. El uso del automóvil privado en esta zona debe ser bajo e incluso estar restringido.

El centro de las ciudades es cada vez más reclamado por los peatones

Grupo B: Son zonas con una densidad de población media, donde acceden cada día personas desde distancias cortas. El tipo de accesibilidad sería a través de una parada de transporte público y el automóvil privado. En este caso se intenta promover el uso del transporte público y la bicicleta, se da facilidad intercambio entre dos líneas del mismo transporte público, y también entre un medio de transporte público y uno privado. Al igual que en la zona A, debe haber facilidad de movimiento a pie o bicicleta en el interior de la zona.

Las zonas encuadradas en el grupo B son perfectas para potenciar el transporte público

Grupo C: Aquí se concentra la mayoría de actividades donde, más que el transporte de personas, es necesario el transporte de mercancías. La accesibilidad es a través de transporte privado, como coches, furgonetas o camiones. Las zonas C se sitúan cerca de autovías o autopistas y otros ejes principales de transporte como pueden ser puertos o estaciones ferroviarias de mercancías.

El transporte de mercancías debe tener su propio espacio en la planificación

Este modelo de transporte genera una buena conectividad entre las diferentes áreas de la ciudad, de modo que se podría conseguir que el uso del coche sea una opción y no una necesidad. Ahora sólo queda que, en la planificación de las ciudades se tengan todos estos detalles en cuenta y, que la finalidad sea siempre reducir los problemas ambientales que conlleva y mejorar el bienestar de sus ciudadanos.

Y es que no hay nadie más experto en transporte público que quien no tiene carnet de conducir. Dicho esto, me voy a la parada a esperar al autobús, que “no hay quien llegue al centro en coche”.

Related Post

También puede interesarte