Regalos Ecológicos

¡Es navidad! Para todos nosotros es una época de turrones, reencuentro con la familia, cenas de empresas, lotería y nuevos propósitos. Sin embargo, los que de verdad disfrutan de la navidad son los más pequeños de la familia. Para los niños y niñas la navidad significa vacaciones, villancicos y caramelos, pero por encima de todo es una época de regalos.

Aunque los pequeñines son los que más ilusión tienen por los regalos, no podemos negar que en esta época todos tenemos ilusión por ver los regalos que recibiremos. Sin embargo, tenemos que afrontar la tarea de elegir el regalo idóneo para todas aquellas personas que más queremos. Esta tarea puede resultar en muchas ocasiones ardua y difícil, con el riesgo de hacer un regalo que no agrade a la otra persona, dando la sensación de que no la conocemos como es debido.

Todos mantenemos al ilusión de recibir regalos durante las navidades

Además del hecho de acertar con los regalos, los que estamos concienciados con el medio ambiente, tenemos que afrontar el gran despilfarro ambiental que supone la navidad. No me refiero sólo al aumento de gasto de electricidad (si amigo, las luces del árbol consumen), comida, o papel de regalo, sino también al impacto ambiental que supone el hecho de regalar. Puede parecer una tontería tener en cuenta el impacto ambiental de un regalo en comparación con los grandes problemas ambientales de la actualidad, sin embargo, debemos considerar que cualquier regalo (pensemos en un playmobil médico) debe ser fabricado, embalado y transportado, para posteriormente ser comprado, y el 60% de los casos, ser guardado en el armario antes de un año, porque el playmobil deseado era el bombero.

Ya sea durante su fabricación o transporte, todo regalo que se compre tendrá un impacto ambiental.

Por ello, quiero dedicar este artículo a recomendar regalos ecológicos para todos aquellos que quieran cargar su regalo de la magia de salvar el mundo, que sin duda le dará mas valor al nuestro regalo que un ticket para descambiarlo si no agrada al destinatario.

Para empezar, voy a hablar de un regalo que me ha dado buenos resultados, ya que el regalo en sí es muy bonito, pero la labor que se realiza detrás de él es mucho más bonita. El regalo es adoptar una especie en peligro de extinción. ¿Cómo se puede adoptar a una especie en peligro? Muy fácil, a través de la ONG medioambiental WWF (nada que ver con lucha libre). Esta organización tiene un apartado en su web (http://adoptaconwwf.es/) que permite, por un módico precio, comprar un peluche de la especie deseada y realizar un donativo que irá destinado a la conservación de esa especie. Entre las especies a elegir destacan especies españolas como el Lobo o el Lince, así como especies tan singulares como el Orangután, el Tigre, el Delfín o el Oso Polar, entre muchas más. Este regalo es ideal para todos los públicos, ya que los adultos sabrán apreciar el trasfondo ecológico del regalo y a los niños les encantará el peluche.

¿Quién se puede negar a ayudar un panda?

Otro regalo muy interesante es adoptar un árbol. En este caso también hay ONG que se dedican a plantar un árbol en un terreno forestal para cuidarlo y que, en conjunto con otros árboles adoptados, formen un bosque. Como hay más de una ONG que ofrece este servicio, dejo tus manos elegir cual es el proyecto de reforestación que más te gusta, sólo necesitas buscar en google “adoptar un árbol” para que te salgan varios proyectos muy interesantes. Sin embargo, es este caso podemos ir más allá y regalar el árbol a la persona a la que queremos, para que así lo pueda plantar donde quiera. Aunque hay que tener en cuenta que plantar un árbol puede ser una tarea más dura de lo que parece, por lo que no es mala idea ayudar a esa persona durante la plantación o directamente plantarlo nosotros, ya que no debemos olvidar que hacemos un regalo y no un castigo.

Regalar un árbol es regalar vida.

En la línea de estos regalos anteriormente mencionados, podemos realizar una donación a una ONG ambiental que tenga la simpatía de la persona a la que le queremos regalar. El regalo en si sería un certificado, pero el trasfondo es muy bonito, y le demostrarás a la otra persona lo bien que la conoces.

Un regalo que si se usa con frecuencia consigue mejorar nuestra salud y es tremendamente ecológico es una bicicleta. Regalar una bicicleta es regalar transporte sostenible y una máquina de ejercicio, por lo que tenemos un 2x1.

Cambiando de tercio, podemos regalar productos ecológicos, como por ejemplo comida. Si el destinatario es vegetariano, seguro que apreciará una cesta con verduras ecológicas. Si en cambio, el destinatario del regalo es un consumado carnívoro (elección poco ecológica), podemos regalarle un buen chuletón ecológico.

En cuanto a productos ecológicos no comestibles, existe una amplia gama de ropa sostenible tanto con el medio ambiente como con los trabajadores, ya que se hacen de forma ecológica sin explotar a las comunidades más desfavorecidas. En este caso tampoco pondré enlace, ya que una búsqueda sencilla en Google o Ecosia (buscador que colabora con proyectos de reforestación) nos ayudará a dar con la línea de productos que más nos interesa y comprobar si se venden en nuestra localidad. No hay que olvidar que los productos locales son mejores para el medio ambiente ya que reducen el impacto del transporte.

Apostar por productos artesanos y locales es una buena opción para hacer regalos de calidad.

Como ya habrás deducido, lo que vale para comida y ropa vale para casi cualquier producto, así que haciendo una búsqueda por Internet podrá encontrar cualquier tipo de producto ecológico (juguetes, muebles, decoración, cosméticos, etc.). Te animo a explorar este mundillo.

Llegados a este punto, tengo que confesar que estos regalos son caros y puede que no estén al alcance de alguien que tiene tantos seres queridos como tú, así que voy a proponer alternativas muy baratas.

Una de ellas es hacerle a la otra persona jabón casero. Para ello sólo necesita aceite de freír usado, sosa caustica, agua y si lo deseas, para darle personalidad, colorantes y esencias. Con este regalo estas protegiendo el medio ambiente (el aceite es muy contaminante) y estas haciendo un regalo con tus propias manos, lo cual es muy gratificante. (Nota: aunque mencioné que es un regalo hecho con tus propias manos, recomiendo de forma enérgica no usar las manos con la sosa caustica).

Una vez aprendas ha fabricar pastillas de jabón te olvidarás de comprarlo en las tiendas.

Un regalo muy chulo consiste en buscar una maceta de cerámica, pintarla a tu gusto y plantar en ella una planta aromática o comestible, como por ejemplo romero o hierba buena. Es un regalo sencillo, barato y muy fácil de personalizar.

Si eres un privilegiado y tienes un pequeño huerto en tu casa, puedes regalar parte de los frutos o verduras que coseches, o si no es el tiempo de cosecha, puedes regalar un vale hecho por ti que equivale a una determinada cantidad de los productos de tu huerta. El principio sería el mismo que hacer un vale por un masaje, pero en este caso el regalo se come.

No hay nada mejor que los productos de tu propia huerta.

He dado consejos sobre cómo hacer regalos respetuosos con el medio ambiente, pero podemos ir más allá y hablar del papel de regalo. Todos sabemos el derroche de papel de regalo que se produce el día de Reyes, solamente hay que darse una vuelta por los contenedores del barrio para comprobarlo. Sin embargo, podemos cambiar esta tónica eliminando totalmente el papel de regalo y cambiándolo por ejemplo envolviendo los regalos con una bolsa de tela (reutilizable) o con un bonito pañuelo de tela. De esta forma mejoramos la presentación de nuestros regalos y además contribuimos a reducir la cantidad de residuos que se generan en navidad.

Creo que con las opciones que ofrezco en este artículo, aunque no sean muy concretas, os ayudará a abrir vuestra mente y hacer regalos más ecológicos a vuestros seres queridos, dándoles un toque personal a estas navidades y haciéndolas más verdes.

Related Post

También puede interesarte